Archivos de la categoría Value Investing

Voy a volver a estudiar

Foto con compañeros graduación en ADE. Barcelona año 2000
Foto con compañeros graduación en ADE. Barcelona año 2000

Realmente no se trata de una vuelta a nada, ya que, gracias al dinamismo del sector al que dedico mi vida profesional, no he dejado de formarme ni uno solo de los 3.740 días que hace que fundé Activolution (si, incluyo los festivos porque muchos de ellos también los he utilizado para seguir reciclándome).

El titulo del post se refiere a que voy a volver a estudiar en “plan serio”, es decir, voy a volver a clase, con profesores cualificados y todo lo que conlleva, pero antes de desvelar la materia sobre la que intento mejorar, voy a poneros en situación con reflexiones en voz alta.

Han sido varias las tentativas que he tenido al respecto, recuerdo que en el 2005, aprovechando un pequeño parón en mi carrera profesional por problemas puntuales con la persona que co-fundé Activolution, me plantee realizar un MBA en USA. Estudié el GMAT y TOEFL, sacando las notas que necesitaba, pero finalmente decidí, después de una estancia de prospección de 3 meses en San Francisco, que aquella aventura era totalmente incompatible con el proyecto profesional que había puesto en marcha hacía tan solo 3 años: Intentar cambiar la vida de las personas a través de la formación mediante nuestra empresa de marketing en internet para el sector educacional Activolution, S.L. Por lo tanto decidí post-poner mis estudios.  Ya en el año 2013, analicé la posibilidad de estudiar un MBA en IESE de Madrid. Lo de hacerlo en Madrid seguía teniendo mucho que ver con mis labores en Activolution. Pero es cierto que cada vez que comentaba el asunto con uno de mis mejores amigos, Juan Sebastián de Eizaguirre, en una de esas charlas que tanto disfrutamos y tan bien nos hace, me obligaba a reflexionar. Por un lado ya tengo una formación en ADE (formación generalista en el mundo de la empresa) y, por otro, tengo experiencia fundando y gestionando empresas, incluso intentado internacionalizarlas. Por lo tanto, ¿Para que quería un MBA? ¿era un tema meramente formativo? ¿se trataba del networking? Este último aspecto, aunque siempre es interesante y no es asunto baladí, tampoco puede ser mi objetivo al estudiar algo tan exigente como un MBA, ya que trabajamos en un nicho vertical en el que conocemos a la gran mayoría de players. Cambié mi preferencia y empecé a valorar la opción de estudiar un PDG (programa de dirección general) también en la misma institución educativa, pero lo descarté por la escasa probabilidad de destinarle el mayor activo que podemos tener, que se va consumiendo y que nunca se recupera, si, el tiempo.

Llegados a este punto, y por ponernos en situación, hace ya 4 años que desde Activolution y TopFormacion.es empezamos a ayudar al equipo de Gonzalo Melián a poner en marcha su magnífico proyecto formativo (Omma Ayau) , apoyado por la Universidad Francisco Marroquín y bajo el nombre del empresario y fundador de la prestigiosa universidad sita en Guatemala. Un modelo formativo sorprendente, con aulas domotizadas y la posibilidad de seguir sus clases en streaming en cualquier lugar del mundo, con la diversidad en el alumnado que eso posibilita. Además con 2 clases semanales en horario completamente compatible con la vida laboral. Durante estos 4 años, además de compartir interesantísimas conversaciones con Gonzalo tras las reuniones que tenemos para analizar sus campañas y el uso de nuestro software en gestión de alumnos potenciales, me he ilustrado con libros sobre la “Economía Austríaca” y el “Value Investing”. Tanto es así que, como suele ser habitual, cuanto más te ilustras más cuenta te das de que no sabes nada. Y bajo esa tesitura me planteo intentar cambiar la situación para, por lo menos, saber un poco más de la mano de sus súper profesores, Juan Ramón Rallo,  José Ignacio del Castillo, José Luis Benito alumno de la primera edición del máster y fundador del fondo True Value junto a Alejandro Estebaranz. En definitiva, un elenco de personas brillantes en el mundo del Value Investing.

¿Y qué es el Value Investing? No voy a extenderme demasiado en definirlo porque hay suficientes libros, y muy buenos, que lo hacen. Es una filosofía de inversión de la que fueron precursores Benjamin Graham, Warren Buffett, Peter Lynch… que analiza la inversión en empresas listadas (cotizadas en bolsa) buscando aquellas que cumplan una serie de criterios: equipo gestor de garantías (a poder ser empresas familiares con intereses alineados con los accionistas), empresas con beneficios recurrentes, con escasa deuda y, si es posible, con una ventaja competitiva duradera. Se realiza la valoración como si de una “due diligence” se tratara y se mantiene en observación hasta que el precio al que cotiza es lo suficientemente inferior al valor, de esa forma se mantiene un margen de seguridad interesante como para minimizar riesgos.

¿Y por qué me ha dado por estudiar el Máster en Value Investing de Omma?

La respuesta es muy simple, y no va por la línea de que ya con 14 años empezara a invertir en acciones (mi primera acción fue ERCROS)  ni tampoco que siempre haya tenido cierta atracción por el mundo financiero, y nada que ver con que en mi tercer año de carrera fuera a la bolsa de Barcelona por las mañanas (teníamos clase por la tarde) para experimentar con mi compañero de clase Josef Ajram las vicisitudes del “intraday”. No, todo es mucho más simple y categórico: “Todos deberíamos estudiar finanzas”. Es más, desde pequeños, deberían enseñarnos a ahorrar y a saber gestionar nuestros ahorros. Todos deberíamos tener interiorizada a fuego la conciencia del ahorro (la cantidad que sea, pero algo y de forma recurrente) porque, no nos engañemos (y no nos dejemos engañar por el gobierno) el sistema de pensiones actual es un modelo que no funciona y que simplemente nos quita renta actual (30% de media salarial que no llegan a ver los trabajadores) a cambio de unas promesas de devolución futura que no se van a cumplir. Es un tema muy complejo porque el hurto actual intenta pagar las promesas pasadas, y así de forma cíclica y continuada, hasta que no hay suficiente fuerza laboral para soportar la masa de personas ejerciendo su derecho de cobro (aumento de la esperanza de vida, mala gestión del dinero recaudado como “seguridad social por contingencias comunes”). Y es que, con una buena formación, cualquier persona podría gestionar mejor ese 30% y obtener rentabilidades superiores (¡y mucho más garantizadas de lo que las tenemos ahora!), simplemente con instrumentos de “gestión pasiva” replicando índices (por ejemplo, en los últimos 200 años el S&P 500 ha dado una rentabilidad media anual del 6,7% a valor actual, es decir, quitando inflación). En fin, este tema da para mucho y no quiero desviarme del objeto del post.

Lo dicho, creo que la formación en finanzas es algo que debería darse desde la escuela como asignatura obligatoria y, llegado a este punto, dentro de mis conocimientos y mi experiencia, he entendido que Omma es la mejor de las opciones para intentar ser algo más completo y, en definitiva, seguir aprendiendo que imagino que es de lo que trata esto, la vida. Os iré informando.